Trujillo

Salieron del mar como ejército, navegando hasta instalarse en la ciudadela, estos fueron los moches. Listos, aquí arrancamos nuestra nueva hoja de ruta.

 

 

 

Para esta nueva aventura con mi Haval, la ruta a seguir es la Panamericana Norte en el kilómetro 43 en el desvío hacía Ancón. Tomamos la variante del serpentín de Pasamayo con mucha cautela por la densa neblina que nos rodeaba, luego descendimos por el Valle de Chancay, continuando por un desvío a la altura del kilómetro 103. Pensé en detenerme un rato para estirar las piernas ya que llevaba muchas horas de manejo, pero de repente, un cartel nos indica que estamos cerca de Sayán (tierra del eterno sol). Así que decidí continuar pues la ruta estaba bien señalizada ¡vamos! 

Sabíamos que aún nos quedaban varios paisajes y ciudades por recorrer y como no queríamos ser víctimas del aburrimiento, colocamos nuestro teléfono vía bluetooth para reproducir nuestra música preferida gracias al sistema de entretenimiento de nuestra Haval. 

Ahora nos tocaba atravesar las hermosas Lomas de Lachay. Es un paisaje diferente entre el desierto y la vegetación con cerros desérticos, realmente la sensación que tiene este lugar es relajante. Es muy bonito. Continuamos nuestra hoja de ruta para dejar atrás ciudades como Huacho y Huaura, luego pasamos los desvíos de las Albuferas de Medio Mundo y caral, esta última considerada la ciudad más antigua de América. Finalmente, atravesamos Barranca cruzando la fortaleza de Paramonga. Por fin salimos de Lima para recorrer un largo desierto y dunas rodeados de hermosas playas en toda la ruta hasta Huarmey.

Avanzábamos hacia Trujillo cuando, de pronto empezamos a sentir el olor penetrante de harina de pescado se empezaba a sentir. Entonces una idea se nos vino a la mente “estamos muy cerca de Chimbote”, uno de los puertos pesqueros más importantes de nuestro país. De vuelta a la carretera pasamos túneles, cruzamos las pampas de Virú, y por fin podíamos ver a ruta moche.

A la altura del kilómetro 552 hay un desvío hacia la Huaca del Sol y de la Luna que nos indicaba que finalmente habíamos llegado a Trujillo. Ya estábamos cansados, nuestro cuerpo nos pedía un descanso de tal modo que nos dirigimos a las orillas de Huanchaco, al Hotel "Bracamonte”, un lugar cálido y acogedor. Nos acomodamos en las confortables habitaciones para darnos un merecido descanso, cenar y finalizar nuestro día con un paseo por las instalaciones del hotel.

Ya descansados, nos levantamos muy temprano y desde las seis de la mañana aprovechamos que estamos en Huanchaco para ver a los pescadores artesanales haciendo su ingreso al mar, los descendientes moches con mucha destreza, ingresan con sus balsas de totoras y sus redes para luego de una hora aproximadamente retornar cargados de una diversa variedad de pescados, entre ellos, cojinova, liza y machete.

Los niños y los pelícanos aguardan con ansias a las embarcaciones llenas de pescados, los cuales se comercializan de manera inmediata en las orillas del mar. Muchos niños ayudan entusiastas en esta jornada y a cambio pueden llevar a sus hogares pescado muy fresco. Sabía que este viaje a Trujillo me daría nuevas aventuras y cosas por conocer, pero algo que me llamó la atención y causó mi admiración es un molusco que cobraba vida. Su aspecto era horrible, parecían ojos y al mismo tiempo boca, sus lenguas parecían una os de inmediato me vino a la mente la medusa, ¡vaya experiencia!

Desayunamos y como parte de nuestra hoja de ruta, ahora nos tocó enrumbar a la Huaca del Sol y de la Luna, son cinco kilómetros de distancia desde la ciudad de Trujillo.

La Huaca del Sol ubicada al oeste, es de carácter político administrativo y en la Huaca de la Luna al este, en las faldas del cerro Blanco está el mayor complejo político ceremonial de los moches. Sus estructuras son de barro y madera, sus colores de amarillo ocre y rojo. La Huaca de la Luna, la más representativa, está construida por tres plataformas que sirven de interconexión y fue construida en diversos periodos, están superpuestas, lo que más llama la atención son los relieves en sus pinturas de los murales que representan diversas figuras y los atributos del dios Moche AI Apaec, el dios degollador.

Observando como estas dos huacas podemos trasladarnos al pasado y entender como estas diversas plataformas cumplían un objetivo en especial. Por ejemplo, la primera era un espacio abierto, amplio para la realización de ceremonias de la cultura Mochica, también para integrar y socializar a los habitantes de aquella época.

La segunda, se entiende que habría respondido a una división jerárquica de espacio ceremonial. Y la tercera fue subdividida en tres recintos, una para las personas que presenciarían actos ceremoniales, la segunda para albergar a los prisioneros de guerra y la tercera fue destinada a los sacrificios de los prisioneros de guerra, esto se puede ver por su arquitectura y solo estando en este lugar podremos entender la cultura Mochica.

Me llamó mucho la atención el centro de culto, el altar ceremonial. En este lugar fueron descubiertos 40 guerreros sacrificados, en sus murales se puede observar una serie de personajes. Cada figura es relacionada con el culto al agua, a la fertilidad agrícola, cada paisaje, cada mural de este lugar nos cuenta sobre nuestros antepasados.

Es casi la una de la tarde, es momento de hacer una pausa en nuestra hoja de ruta ya que es hora de almorzar así es que nos dirigimos al restaurante “Los Herrajes” en Huanchaco a las orillas del mar, con su especialidad de mariscos. Nos hicieron probar un cebiche muy agradable a nuestro paladar, la atención fue muy buena y los platillos se sirven al momento. Realmente fue un almuerzo agradable y placentero.

Dice el refrán barriga llena corazón contento, así que luego del almuerzo es momento de visitar la famosa ciudadela de Chan Chan, ubicada en el valle Moche a mitad de camino entre Huanchaco y Trujillo. Este complejo arquitectónico de barro tiene una construcción única a diferencia de la huaca de la Luna, sus murales no tienen color, son de puro barro tallado.

Está conformada por 10 conjuntos arquitectónicos las cuales incluyen palacios y pequeñas ciudadelas amuralladas, gozan de espacios para ceremonias donde se rendían cultos a sus divinidades. Chan Chan fue la capital política, administrativa y religiosa del estado Chimú, representaba el progreso y desarrollo urbano en aquellos tiempos, por eso fue declarado como Patrimonio del Mundo por la Unesco.

Termino un día más en mi hoja de ruta, pero antes de irnos a descansar vamos a la estancia “Muchik”, donde nos esperaba don Luis Medina, dueño de un bonito restaurante donde la especialidad son carnes a la parrilla. Ahí probamos un cerdo a la parrilla en un aliño preparado con la receta secreta de la casa, la porción muy generosa, el maridaje perfecto con un buen vino. Nos dirigimos al hotel, ya dentro, nos reunimos para pasar una bonita velada al borde de la piscina.

Es nuestro tercer día en la ciudad de Trujillo, vamos a tomar un rico desayuno para luego visitar las instalaciones de “Ahora Perú - La Libertad”, una asociación de restaurantes y hoteles quienes, con una cultura organizacional, apuestan por el turismo dando al visitante respaldo junto a la policía de turismo, muy útil y recomendable si estás pensando en viajar. 

Nuestro viaje está llegando casi a su fin, pero no podemos irnos sin antes tomarnos unas fotos en la plaza principal de Trujillo, toda de mármol. Una de las plazas más bellas que yo haya visto. Luego, con mucha nostalgia, haré una parada en la antigua casona de César Vallejo, hoy convertida en un restaurante “El rincón de César Vallejo”. Hubiera preferido que se convierta en una casa museo, pero, en fin, así son las cosas. 

No podíamos dejar Trujillo sin antes visitar su mercado y recorrer sus pasadizos y los comercios de los fabricantes de zapatos. Aquí termina mi hoja de ruta en Trujillo, hermosa ciudad primaveral. 

Datos del viaje

Ubicación: La Libertad

Clima: templado desértico

Duración de viaje: 8 a 9 horas desde Lima

Platos típicos: ceviche, cabrito a la norteña

El vehículo

Unidad de viaje: camioneta Haval H6

Recorrido total: 550 kilómetros

delo: H6   Motor: 1.5 Turbo

Otros datos:

Dónde hospedarse:  Hotel Bracamonte www.hotelbracamonte.com.pe

Dónde almorzar: Restaurante Los Herrajes (especialidad pescados y mariscos) www.losherrajes.com

Dónde cenar: Estancia Muchik (carnes y parrillas) www.parrillasyvinosestanciamuchik.com

Agradecimientos: Ahora  Perú - La Libertad www.ahora-peru.com

 

  

Facebook Twitter Google+ Pinterest
×

Log in

×

Mantente al día

Inscríbete a nuestro boletín electrónico para obtener la información del concurso,
Ofertas y más.