Japonés se llevó el primer lugar

Japonés Takuma Sato gana las 500 Millas de Indianápolis por segunda vez

El piloto asiático dio una exhibición en la tanda final y doblegó a Scott Dixon, el gran dominador de la carrera.

Sato impuso un ritmo infernal en el último stint, como es habitual en él, y se llevó su segunda Indy 500, una carrera que no fue nada propicia para los españoles.

Y es que a Álex Palou le afectó la poca experiencia pues después de cruzar la mitad de la carrera terminó estrellándose contra el muro en la curva 1, mientras que Fernando Alonso nunca estuvo en ritmo y terminó en una discreta vigesimoprimera posición.

La primera mitad de carrera fue muy intensa y estratégica, también accidentada porque hubo hasta cuatro banderas amarillas, lo que permitió el juego de estrategias. De hecho, desde la primera interrupción (ya en la vuelta 5) el paquete se rompió en dos grupos: los de la secuencia del líder y los alternativos.

La carrera se definió en las últimas 50 vueltas, en un mano a mano entre Sato y Dixon, los dos mejores a lo largo de los 200 giros. No hubo lugar para estrategias atrevidas prácticamente desde el accidente de Palou, que dejó la secuencia de paradas muy establecida.

Inesperadamente, fue Sato el que se impuso en las últimas 30 vueltas. El japonés no se guardó nada, tomó la cabeza desde el inicio de la tanda y llegó a abrir casi un segundo de ventaja sobre un Dixon al que le faltó algo de pegada al final.