Una historia de amor entre un auto y su propietario

Suena increíble, pero no es raro encontrar historias de amor y pasión entre un vehículo y su dueño. Algo así sucede entre un Fiat 1.100 Stanguellini y Fabrizio Lorenzoni. Este italiano tiene toda una historia junto a su auto de carreras de los años 50 y lo puedes comprobar con el siguiente video.