La pasión por el Dakar hizo que vendieran propiedades

La pasión por el Dakar hizo que vendieran propiedades La pasión por el deporte no tiene límites y mucho más cuando se trata del Dakar. Ganar esta competencia es obtener la gloria, fama y dinero, pero pocos lo logran y muchos terminan en la ruina, y lo que es peor: pierden la vida.

Este último caso es lamentablemente el del piloto argentino Jorge Martínez Boero, fallecido a los 38 años, apenas se inició la competencia en Argentina. Había participado en la versión anterior pero tuvo que abandonarla por un desperfecto en su moto. Ahora, su sueño era, por lo menos, llegar a la meta: Lima.

Él decidió participar por segunda vez en el Dakar y no logró obtener la cantidad de auspicios necesarios por parte de la empresa privada, a fin de financiar sus gastos en la carrera, donde –como es público– la inscripción (de los pilotos, técnicos y asistentes) y los gastos de asistencia técnica bordean los 80 mil a 100 mil dólares, como mínimo, dependiendo del tipo de vehículo.

Ilusionado por el Dakar 2012 que esta vez llegaba al Perú, no lo pensó dos veces y vendió su casa, además de recibir ayuda económica de sus amigos más cercanos, pero nunca imaginó que perdería lo más valioso: su vida, inundando de tristeza a su familia y fans.

Pero él no es el único caso de sacrificio por el deporte de los fierros. La tragedia y el drama también rondaron a su compatriota Mariano Lorenzetti, quien vendió su departamento para poder participar en el rally. Estando en la competencia, en la segunda etapa, sufre un accidente, salva su vida, pero su moto fue aplastada por un camión, trayendo abajo sus aspiraciones. Abandonó triste la competencia.



Nitro! es marca registrada de Visual Art. Todos los derechos reservados. Copyright © 2009 - 2020