Presidente de Volvo pide la implicación de la UE en la reducción de emisiones

Stefan JacobySegún informó hoy en Madrid, la marca automovilística sueca, Jacoby, en un seminario celebrado en Bruselas, advirtió de que los objetivos de la Comisión Europea (CE) respecto al dióxido de carbono (CO2) "se ven amenazados" por las disfunciones entre los países en cuanto a incentivos a los usuarios.

Otra advertencia de Jacoby a las autoridades comunitarias se ha traducido en una petición de apoyo continuo a los nuevos retos que afronta la industria automovilística.

En este sentido, el presidente de Volvo Car aseguró que las inversiones, la competitividad y el empleo podrían resultar amenazados en el sector automovilístico europeo, en función de como oriente la CE su estrategia de la movilidad eléctrica.

Sin la coordinación de incentivos que demanda el máximo responsable mundial de Volvo, la industria automovilística europea se enfrenta a la pérdida del liderazgo tecnológico que tiene en la actualidad, lo que redundará en contra de la competitividad y el empleo.

Jacoby expresó sus dudas también sobre los retos marcados en el Libro Blanco de Transportes, elaborado por la CE, que establece que las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector tendrá que reducirse un 60 por ciento en 2050.

"Los fabricantes europeos de automóviles se enfrentan a un reto muy difícil, cuando las legislaciones de CO2 que requieren vehículos electrificados, son implementadas sin las iniciativas que hacen que estos coches sean asequibles para un número cada vez mayor de consumidores", dijo Stefan Jacoby.

Recordó que el año pasado, menos de 50,000 vehículos eléctricos de baterías se vendieron en el mundo, lo que equivale a una cuota de mercado del 0.1 por ciento.

Para Jacoby, este comportamiento sugiere que el mercado del automóvil seguirá dominado por los tradicionales motores de combustión.


Suscríbete a nuestra newsletter