problemas

Si tu automóvil tiene suspensión neumática, conocerás perfectamente las ventajas que aportan este tipo de sistemas en cuanto a confort de marcha, capacidad de absorción y la variedad de ajustes que ofrecen (aunque no todas las marcas ofrecen esto último) con respecto a la suspensión tradicional, compuesta por un muelle y un amortiguador. Sin embargo, si tu coche dispone de este tipo de sistemas, también sabrás que son menos fiables que los convencionales, ya que son más complejos y cuentan con un mayor número de componentes que pueden fallar. 


Auto híbrido

Si la conducción de un vehículo híbrido ofrece la misma facilidad que la de un vehículo térmico clásico equipado con una caja automática, es en todo caso fundamental conocer ciertos trucos con el fin de disfrutar plenamente de la presencia de los dos motores. Para convertirse en un campeón del consumo, inútil circular como un caracol. Conviene adaptar la conducción al estado de la carga de la batería. 


Auto

El motor de arranque se encarga de suministrarle al automóvil la energía necesaria para facilitar su puesta en marcha, por tanto, si el motor de arranque es defectuoso o se encuentra averiado, lo más probable es que ni siquiera consigamos arrancar el vehículo. 


Frenos de disco y frenos de tambor

Actualmente, los automóviles pueden equipar dos tipos de freno: el freno de tambor y el de disco. El primero es el más veterano, pero sigue siendo utilizado para reducir costes. De hecho, en los coches nuevos solo lo podrás encontrar en el segmento de los utilitarios y los urbanos, mientras que el segundo podrás hallarlo de serie a partir del segmento de los compactos. 


Derechos de autor © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art.