Principio de funcionamiento caja DSG

Antes de empezar a explicar el funcionamiento de una caja de cambios de embrague dual, explicaremos el principio de funcionamiento de una caja de cambios manual de engranajes. 

Cuando el conductor de un vehículo equipado con una caja de cambios manual, quiere cambiar de marcha ya sea hacia una superior o inferior, este deberá pisar el pedal del embrague para interrumpir momentáneamente la transmisión del movimiento del motor a la caja de cambios, una vez haya pisado el embrague, lo deberá mantener así y posteriormente, actuar sobre la palanca de cambios y posicionarla en la relación deseada por el conductor, con este movimiento de la palanca de cambios, se hace mover las horquillas de mando de la caja de cambios, y una o dos de estas horquillas dependiendo de la relación seleccionada, se moverán, una será para desengranar el desplazable de la relación anterior, y la otra horquilla hará mover el desplazable para engranar un conjunto de engranajes con una relación de transmisión diferente.

Una vez que el conductor coloque la palanca de cambios en la posición adecuada, este dejará de oprimir el pedal de embrague, con lo que volverá a transmitirse el movimiento del motor a la caja de cambios y de aquí a las ruedas.

Una vez explicado esto es de suponer que no hay una transmisión continua del motor a las ruedas. Debido a la necesidad de pisar el embrague a la hora de seleccionar una nueva relación. Con lo que para un conductor inexperto o nobel esto supondrá una falta de confort tanto para él como para los pasajeros, ya que si no tiene tacto o progresividad con el pedal del embrague el vehículo sufrirá un balanceo hacia delante y atrás cada vez que el conductor gobierne el pedal del embrague.

Una caja de cambios de embrague dual, utiliza dos embragues, pero no tiene pedal de embrague. Sino que la electrónica y la hidráulica gobernaran a los embragues, de la misma manera que lo hace en una caja de cambios automática. Sin embargo, en el sistema DSG, un embrague controla las relaciones impares, como son la primera, la tercera, la quinta y la marcha atrás. Y el embrague restante gobierna a las relaciones pares, como son la segunda, la cuarta y la sexta relación. Utilizando este sistema, podemos cambiar de relación, sin dejar de transmitir movimiento del motor a la caja de cambios, suprimiendo así la llegada de cualquier balanceo al habitáculo debido al sistema de transmisión. Con este sistema, el conductor también puede escoger un modo de conducción totalmente automático, con lo que este ya no tiene que gobernar el pedal del embrague.

Este modo se consigue gracias a la electrónica que se encargara de cambiar de relación según la información recibida de una diversidad de sensores. Con este modo seleccionado el sistema se comporta como una caja de cambios automática de engranajes. Esto se consigue mediante un ingenioso sistema de dos ejes que separan los engranajes de las relaciones pares e impares.