Fernando de Olazábal sigue prófugo y con orden de captura internacional

Hace poco más de un mes, la Policía y el Ministerio Público señalaron a Fernando de Olazábal, piloto competencia automovilística, como cabecilla de una organización criminal que quería traspasar más de tres toneladas de cocaína en el Puerto de Paita, en la región Piura, hacia Holanda. Hasta el momento, el piloto y empresario sigue con paradero desconocido.

El piloto competía desde hace tres años en la modalidad de cross country, también se le recuerda por su participación en el Dakar 2019, en la cual tuvo que invertir alrededor de US$200.000. Justamente, previo a su participación en esta competencia internacional comenzaron las sospechas.

“Fernando de Olazábal era el representante de los mafiosos de Holanda e Italia en Perú.  Además, se encargaba de tener todo el dinero para efectuar los pagos desde la etapa de produccion hasta asegurar la embarcación marítima”, manifiesta Max Iglesias, Director Antidrogas.

Previo a la intervención en Piura, ‘Zeus’, alias de Fernando, se reunió en una casa club de Sullana con Manuel Navarro, Gerald Ore y Gerardo Garcia, quienes integran una agrupación criminal, para realizar toda la logística necesaria de la salida al mar. Finalmente, Olazábal se encuentra con orden de captura internacional.