El piloto con el auto y el auto con el piloto

Me preguntaron cuál era el elemento primordial para ganar la última fecha de TS2000 el año pasado; y respondí- “Ser constante y cuidar el auto” Y sobre lo último comentaré en esta humilde columna sobre mi pasión: el mundo de los fierros.
La constancia, es una de las virtudes intrínsecas que el piloto obtiene con la experiencia. Por otro lado, se encuentra la relación entre el piloto y el auto. Técnicamente es el buen armado del auto. 

Recuerdo que desde niño tuve esa afición por los autos, y la relación entre ellos se ha ido construyendo. Es lo que vale, se necesita un buen piloto y un buen auto. Sin dejar de lado, el eficiente trabajo en equipo, los auspiciadores, la familia y el preparador.
A mi opinión, un buen piloto y un mal auto no funciona. Un buen carro y mal piloto, tampoco. Creo que es en conjunto. Si tienes un buen auto y no se sabe aprovechar la potencia del auto, no va. No se exprime como debe ser. Lo que se debe hacer es tener un buen auto, y un buen piloto que lo sepa llevar. 

Por otro lado, es el piloto que tiene que adaptarse al auto y el auto tiene que estar bien armado. Los resultados serían buenos. Si se pretende acelerar no va a responder; y si el auto tiene buenos frenos no te permite frenar donde y cuando se requiere, quizá, un frenado más agresivo. Otro factor principal, es el equipo de auxilio, porque los fierros no avisan, cambiar constantemente las piezas y saber que piezas van a aguantar. 

En esta oportunidad aliento a los futuros compañeros de circuito. Empezar desde el kartismo, ayudará mucho un desenvolvimiento en circuito.

*Christian Kobashigawa Matayoshi es piloto profesional de circuito. Ganador ST2 – 2008. Se inició en los karts a fines de los 90’s. Campeón en el sudamericano del 92, panamericano de 93 y mundial en el 94. En el 2000 regresa a circuito.




Derechos de autor © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art.