Leonardo Baronio para reparar su VW Amarok:"hablar con el tornero egipcio y el dueño árabe era como hablar francés en la Rica Vicky".

La dupla chileno-peruana tuvo que atravesar una serie de contratiempos que casi los deja fuera de competencia

A pesar que no pudieron completar la etapa 6, Leonardo Baronio y Juan Carlos Vallejo no se quedaron atrás ni tiraron la toalla. Un problema de transfer roto los hizo detenerse el día viernes y complicó sus chances de seguir en la carrera. Sin embargo, una condición del Dakar llamada ‘comodín’ les permite retomar la competencia cuando el problema esté solucionado y este sea de origen mecánico y no médico.

Vallejo y su copiloto Baronio se encontraban en la dificultad de encontrar un transfer que le de a su Volkswagen Amarok, por lo que emprendieron una travesía en el día que tenían de descanso, para poder conseguirlo en la ciudad de Riyadh, capital de Arabia Saudita.

El transfer, en términos simples, es la caja de transferencia que poseen los vehículos 4x4 y que permite enviar la potencia del motor a los ejes de transmisión trasero y delantero.

Baronio cuenta que lo primero que hicieron fue ir a Volkswagen Arabia para poder conseguir el transfer, pero ellos no tenían uno “nos dieron el dato de un Tornero, tal cual los de La Victoria y también el dato de un cementerio de autos y camionetas.”

Así separaron caminos, Baronio fue al tornero y Vallejo al deshuesadero. Ahí fue que empezó la aventura  “hablar con el tornero egipcio y el dueño árabe y explicarle lo que necesitamos; era como hablar Francés en la Rica Vicky... Habremos explicado unas 100 veces lo mismo... así que finalmente decidimos quedarnos a observar el trabajo paso a paso” señaló en su publicación de Facebook.

“Para colmo, llegaron las 12 y nos apagaron las luces... tiempo de orar y alimentarse, señalizando su reloj entendimos que debemos regresar a las 2pm, mientras nos escoltaban a la puerta para cerrarla a nuestras espaldas.
Le pregunto al egipcio en señas... si terminarán a las 5 o 6???... y me hace el gesto de rezar 🙏🏻 y me dice Alá..!!!” finalizó.

Ambos consiguieron una pieza, Juan Carlos de una Touareg estrellada, usando mucho Google Translator para la negociación. Leonardo, por su parte, tomó un muy dulce té con el dueño del torno, quien le  hizo una pieza especial.

Después de esta aventura, pudieron regresar al campamento felices y cansados, aprovechando que el comodín que utilizaron para volver a correr después de estar destrozados, solo funcionaba hasta ese día.

Dakar día 7 - Día de Descanso (esa era la teoría) Ayer en la noche decidimos abrir el transfer después de meditarlo por...

Publicado por Leonardo Baronio D. en Sábado, 11 de enero de 2020


Maq

En linea

Hay 627 invitados y ningún miembro en línea

Nitro! es marca registrada de Visual Art. Todos los derechos reservados. Copyright © 2009 - 2020