Imprimir

¿Dónde están los autos voladores que Blade Runner prometió?

La película de 1982 ambientada en noviembre de este año propuso un futuro distópico y moderno que marcó la época. En Nitro nos preguntamos ¿por qué todavía no tenemos autos voladores en las calles?

“Los Ángeles, noviembre 2019” así empieza la primera escena de la película de culto Blade Runner, de 1982. En ella se narra el drama de Rick Deckard (Harrison Ford) un policía experto en reconocer ‘replicantes’, unos robots humanoides que se escondieron en la tierra, a los que tendrá que dar caza. Allí descubrirá cómo es la perspectiva de la vida de estos robots e incluso encontrará el amor.

Pero algo bastante interesante es cómo el director Ridley Scott concibió la realidad del 2019 desde1982, donde no solo vemos una ciudad de Los Ángeles invadida por la suciedad, publicidad y luces fosforescentes, sino también vehículos voladores que tienen inspiración en su contraparte de la época, sedanes y camionetas que en los cines vuelan y aterrizan de forma intempestiva.

Entonces, ¿qué tan cerca estamos de la realidad de Blade Runner en el sector automovilístico, hoy a 37 años de su estreno?

Denominados como ‘spinners’ en la película, no son solo una idea original de Scott, sino que han sido la fantasía de diversos autores sobre la concepción de la conducción en el siglo 21. Sin embargo, las miras de los fabricantes no apuntan a despegar sus coches del suelo.

Las metas a corto plazo se guían por la tendencia ecológica y reducir la huella de carbono, lo hemos visto en los salones de Tokio y Fráncfort con motores eléctricos o más eficientes, y en tecnología, la tendencia nos guía a la conducción autónoma; pero de ponerle cohetes a los vehículos estamos algo lejos.

Sin embargo, el medio de comunicación Maclean’s recoge que ha habido desde 1918 más de 300 modelos funcionales de autos voladores. El asunto es que ninguno de estos promete un despegue y aterrizaje a lo Blade Runner, donde podamos ir a la oficina y estacionar allí en nuestro auto volador, sino que necesitan una pista para el despegue y aterrizaje. En términos comerciales, empresas como Uber, Airbus o Boeing han venido presentando prototipos de autos voladores que funjan de taxis, pero físicamente más se asemejan a un helicóptero y no tanto a un sedán con turbinas voladoras.

Katie Mack, astrofísica de la Universidad de Carolina del Norte escribió en su Twitter sobre la idea de los autos voladores.

“Los autos voladores son una terrible idea. El tráfico es suficientemente caótico en dos dimensiones. Estar en un auto tiene más probabilidad de matarte que cualquier cosa que hagas.¿Y quieres poner cohetes en esa cosa? Consigue una licencia para helicópteros y aléjate de las carreteras”.

Elon Musk de Tesla comentó hace unos años sobre la idea y dijo que a pesar que estos te permitirían llegar más rápido, pero que sería más factible de tener un accidente o que te caigan cosas en la cabeza.

Todavía falta mucho para poder tener si quiera el concept de un sedán volador, pero todavía podemos esperar hasta 2049 y ver si la segunda película de Blade Runner es más acertada en términos automotores.

, , ,