Entonces, de acuerdo a los modelos más vendidos en el 2016, según el portal Motor Trend, se ha decidido elaborar el siguiente listado de marcas internacionales dedicas a la construcción de vehículos pesados y livianos:

¿Sabes de donde proviene el nombre de las marcas de los autos más famosas del mundo? (Parte I)

El sector del automovilismo siempre estará presente en nosotros porque inesperadamente nos sorprenderá con una novedad o simplemente estará relacionado con imborrables pasajes que vivimos: ya sea porque nunca olvidaremos la primera marca de nuestro primer coche, nuestros grandes bloopers al tratar de conducir por primera vez o por el simple hecho que guardamos una relación auto – abuelo, por ejemplo. Todos los caminos nos conducen a un coche. 

Entonces, de acuerdo a los modelos más vendidos en el 2016, según el portal Motor Trend, se ha decidido elaborar el siguiente listado de marcas internacionales dedicas a la construcción de vehículos pesados y livianos:

#1.- Volkswagen: 

Se sabe que poseer automóviles en épocas anteriores era todo un privilegio, por ello la marca alemana se empeñó en la fabricación de coches que estén al alcance de toda la población. Traduciendo el nombre de la compañía al español obtendremos ‘auto del pueblo’.

#2.- Hyundai: 

El caso de la compañía surcoreana es algo particular, puesto que fue creada en 1947, pero comenzó sus primeras fabricaciones en el año 1960. Ahora, con un par de décadas y posicionada en el sector automotriz no solo se dedica a comercializar coches, sino artefactos de última tecnología que harán de tu viaje una verdadera experiencia. Es así como se ha ido desarrollando la marca de la Modernidad, por su traducción al español.

#3.- Toyota: 

Muchas de las marcas que conocemos llevan el apellido de su creador, y el consorcio japonés es un claro ejemplo de ello. Creada en el año de 1933, la fabricante de auto lleva aún el nombre, aunque con una pequeña variación, de su fundador, el señor Kiichiro Toyoda. 

#4.- Mercedes Benz:

El nombre de la compañía alemana surge tras una curiosa anécdota del distribuidor Emil Jellinek, el austriaco mencionaba a los coches fabricados por Daimler con el nombre de su hija (Mercedes). El nombre se completó cuando la marca decidió colocarle el apellido de su fundador.