Test Drive del Ford Focus
Ford Focus

Dinámica elegancia

El Ford Focus que recibí para esta prueba, es un Titanium 2.0 con caja automática Powershift, tenía un color azul llamado por el fabricante “azul aurora”, que le da una presencia muy llamativa, pero no solo es el color, sino principalmente el carácter de sus formas.

Diseño de formas  

Ford aplica en el Focus 2016 el llamado Kinetic Desing -un estilo de diseño desarrollado por Ford Europa de Alemania e Inglaterra, que reemplazó al estilo New Edge- se ve en el diseño del capot, con fuertes nervaduras diseñadas para comunicar dinamismo, el mensaje de identidad se confirma con el diseño del conjunto de parrilla con barras cromadas, luces y parachoques, su vista frontal es fuerte, dinámica e inconfundiblemente Ford.  

La versión Titanium de Focus dispone de faros bi-xenón direccionales, ahora con un modo dinámico, que cambia el alcance del haz de luz en función de la velocidad (cuanto más rápido vas, más lejos apunta).

En la parte trasera, el techo baja de manera muy peculiar y característica en Ford, hasta iniciar el portón trasero, el cual dispone de un deflector que aumenta el dinamismo de su perfil, los cambios en este modelo se ven también en las formas de la puerta trasera, del parachoques y de las luces traseras que son de LED y nueva forma.

En general, el modelo es atractivo, guarda cierta distinción deportiva, se ve bien acabado y te hace la promesa de buena performance. 

En el interior

El interior tiene un aspecto muy sobrio, con plásticos de buena calidad. El tablero se ve con pocos comandos, al parecer la idea fue conseguir un acabado minimalista, sencillo, pero de buen gusto. La versión probada dispone del techo solar eléctrico. Los portavasos son grandes, las costuras en los revestimientos resaltan a la vista y la guantera tiene buen tamaño.

En la consola frontal dispone de cuatro indicadores analógicos muy visibles –tacómetro, velocímetro, nivel de gasolina y temperatura de agua-  además en la parte central trae un desplaye digital informativo que se puede configurar a gusto del usuario, el sistema se llama “Mi Key”, memoriza el ajuste de algunas funciones del vehículo, como la alerta de velocidad máxima, el aviso de falta combustible, el  volumen máximo  del equipo de audio, entre otros, incluso es posible programarlo para que apague el equipo de audio si alguien se desabrocha el cinturón de seguridad. Además de esto, dispone de dos puertos USB: uno en la guantera y otro frente a la palanca de cambios.

La versión probada fue la automática Powershift, su palanca de cambios está bien diseñada, le quitaron el incómodo botón ubicado en su parte lateral izquierda; para el modo de manejo secuencial incorporaron levas detrás del volante, muy en consonancia con el espíritu deportivo del modelo.

En lo que respecta a la habitabilidad, sus plazas posteriores son correctas para dos ocupantes, ofrece buen espacio longitudinal para las piernas. Su maletera tiene una capacidad de 316 litros.

Elementos de seguridad 

El Focus Titanium viene con airbags de nueva generación, con bolsas de mejor diseño y circunstancias de activación mejor diseñadas, cuenta con doble airbag frontal, airbags laterales y airbags de cortina delanteros. 

Los frenos son de discos en las cuatro ruedas y disponen de ABS, con repartidor de frenada (EBD y asistencia al frenado de emergencia (EBA), además la versión Titanium  viene con el sistema de frenado automático, denominado “Active City Stop”   que consiste en un radar de proximidad, ubicado en la parte superior del parabrisas,  que  activa los frenos de manera automática,  si es que detecta la posibilidad de un impacto a baja velocidad (hasta 50 Km/h) contra  otro vehículo. Aunque tiene algunas limitaciones en cuanto a la velocidad máxima y la diferencia de velocidad con el vehículo que va a delante, es una buena ayuda.

La versión Titanium, viene con un sistema de estacionamiento automático, de buen funcionamiento, que sirve para maniobras en paralelo y también en estacionamientos perpendiculares a la vereda. Esto es posible gracias a que el Focus 2016 cuenta con doce sensores de proximidad.

Conclusión

El Focus Titanium, es un competidor temible en el segmento, buena presencia y excelente comportamiento dinámico, no es el más económico en consumo ni tampoco el más potente de los aspirados, pero el conjunto es verdaderamente excelente.

{mediagallery id=[12170,12169,12168,12167,12166,12165,12164,12163,12162,12161,12160,12156]}


Derechos de autor © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art.