¿Cualquier auto puede ser modificado para carreras?
¿Cualquier auto puede ser modificado para carreras?
Imprimir

¿Cualquier auto puede ser modificado para carreras?

Para que un vehículo pueda ser modificado no basta solamente con el mecánico, se requiere de un equipo que incluya además del mecánico, un “suspensionista” y un encargado de los sistemas de seguridad.

Según Fredy Román, encargado de los sistemas de seguridad en el taller de modificación de vehículos para competencias, Ap Motorsport, “todos los autos son modificables, los de tracción posterior, los de doble tracción, los 4x2, en realidad todos los coches son modificables, sean autos o camionetas”.

La modificación de los autos estándar, a coches de competencia, ya sea rally o circuito, requiere de un equipo de trabajo, que haga la preparación integral del vehículo, que se divide en tres: la parte mecánica, la de suspensiones y la de seguridad. Se requiere de los tres para que el coche quede como se planeó.

“Hay mucha gente que no lo sabe, pero la preparación de un carro no lo hace un mecánico solo, hay personas que confunden y ven un carro bueno en una competencia como Caminos del Inca, pero no saben que ahí ha intervenido las manos de tres profesionales, el mecánico, el suspensionista, todo lo que es la suspensión racing de un carro y el que se encarga de la seguridad, la jaula para proteger al piloto en caso de accidentes, todos los refuerzos adicionales, todas las adaptaciones que se ven en los carros de competencia, donde se observe desde el tablero que no es el mismo, las palancas de freno y cambios que están en otras posiciones”, explica Fredy Román.

El precio de modificación es variado y según lo que quiera el cliente, pero este puede variar, incluso llegar a costar 80 mil dólares.

Fredy Román finalmente explica que “normalmente para que un carro aguante y deje de ser uno estándar, se recomienda cambiarle toda la parte interna del motor, como los cilindros, los anillos, la biela, pistones, válvula, en general todos los que sea la parte mecánica integral del motor, las cuales se recomienda que sean forjados, que significa que sean de una aleación que soportan altas temperaturas, pues no se van a terminar pegando como en un carro original que están determinados para 3 mil vueltas o  5 mil vueltas  de fábrica y algunos le meten 7 mil revoluciones y el carro termina pegándose, porque sus componentes internos no están diseñados para resistir tremendas temperaturas. Toda la parte forjada está diseñada inclusive para resistir hasta 9 mil a 10 mil revoluciones. Son componentes que se recalientan pero que no se terminan pegando”.