Tuneando tu carro

Conozca todos los pormenores de lo que se hacen en un taller de tuneado.


El tunear los carros está de moda. Para esta edición tuvimos el privilegio de entrar en el proceso de personalización de un Mustang de 1968. Como señala el dueño del Taller Automotriz Aservi y experto en tuneados, Carlos Aservi, “cuando recién llegó el carro por el año 97 estaba casi desarmado, pero lo que quería su dueño era conservar el chasis antiguo, dejarle el look, pero que funcione como uno moderno”.
Cuando uno quiere personalizar su carro, siempre llega con una idea en la cabeza. Es así que para este Mustang, su dueño quería darle mayor velocidad, que su carro sea potente, que doble, que tengan frenos de un carro moderno, pero siempre con el chasis antiguo. 
 

Proceso de conversión del auto 

Primero: Se comenzó con el motor, para que sea más potente, más grande. Entonces se le puso una caja de quinta y una suspensión más dura.

Segundo: Se cambio el motor de 289 y la una caja de 4 velocidades que tenía en un inicio y con el paso del tiempo se le colocaron culatas Dart II, pistones Manley, bielas Crower, balancines Roller Competition Camps, una bomba de 50% más de caudal de aceite, un eje de levas Crower y varillas de Cromoly.

Tercero: se le adapto suspensiones modernas, con todo lo antiguo que ya tenía pero con las variantes que ayudan al carro para que funcione como un carro moderno.

Cuarto: se le adecuo un balón de aceite en la parte interna del carro. Este permite aumentar la presión del mismo en la curvas, evitando que el motor sufra daños. 

Finalmente: Hoy en pista, con todas las modificaciones que se le han hecho, el Mustang, ahora cuenta con un motor un 302, con una caja Richmond de 5 velocidades. Todo esto con la finalidad que se vea tan bien por dentro como por fuera. 

El Mustang ha dejado de ser una reliquia. Su orgulloso dueño se lo lleva los fines de semana a la playa, pisa 5ta a fondo y según nos cuenta puede llegar hasta los 260 km/h., todo esto con sus impresionantes 440 caballos de fuerza. 

Se logró: 

 

Estructurar el chatiz y poner la suspensión para que no tenga juegos laterales ni adelante ni detrás, que se mueva como un carro moderno, ya que con ellos puedes llegar a 200km/h sin darte cuenta, con uno antiguo llega como máximo a 140km/h.  

Piezas: Importadas de Estados Unidos, principalmente las del motor. El chatiz lo hicieron en nuestro país, comprando las barras se empezó a estructurar y armar las piezas para poder lograr un carro de buena performance.

Tiempo aproximado: Dependiendo, si cuenta con las piezas se puede armar en una semana dedicándole tiempo, de lo contrario puede demorar 20 días a un mes dependiendo de donde se traen las piezas para el carro. Cada auto es un caso diferente.
Aservi cuenta que trabaja en este carro desde el 97 y cada cierto tiempo se lo traen para hacerle algunos ajustes o modificaciones. 

Datos para las fotos: Ford Mustang 1968

1) Motor: De 302, con culatas Dart II, pistones Manley, bielas Crower, balancines Roller Competition Camps, bomba de 50% más de caudal de aceite, eje de levas Crower y varillas de Cromoly. 

2) Caja: Richmond de 5ta.

3) Interior:

• Panel: medidor de gasolina, medidor de voltaje, medidor de temperatura de aceite, velocímetro, tacómetro, medidor de temperatura de agua, un switch para el prendido y apagado del auto, y un corta corriente. 
• Entre las butacas frontales, cuenta con un balón de aceite que sirve como acumulador de presión.
• Butacas Racer Equipment Inc. 

4) Aro: adelante 8.5 y atrás 9.5

5) Timón es original 

6) Radiador de 4 hileras de aluminio, una bomba de agua de alto flujo, alternador moderno de 70 amperios, tanque acumulador de vacío de freno, encendido, bobina y distribuidor Mallory, y válvula reguladora de proporción del freno. 

7) Velocidad: 260 km/h. 440 caballos de fuerza.

Derechos de autor © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art.