Una nueva forma de convertirse en pilotos de autos

'Simracing', la disciplina que formará a los pilotos del futuro

Los simuladores de carreras de automovilismo comienzan a despegar entre los jugadores de eSports.

En pleno despegue de los campeonatos de deportes electrónicos, los simuladores de carreras de automovilismo tienen su propia disciplina, denominada simracing, que pese a ser menos seguida que otros eSports comienza a despegar y posicionarse para formar a los pilotos del automovilismo del futuro.

Esta disciplina, nacida a partir del crecimiento de los videojuegos de automovilismo como Gran Turismo, Asetto Corsa, Project Cars, F1 2017, iRacing o RFactor, ha pasado de ofrecer una experiencia recreativa a equipararse a un simulador de carreras profesional.

Si la mayoría de los pilotos de Fórmula 1 se sirven del simulador para reconocer un nuevo circuito o preparar la próxima carrera, los simracers son aquellos videojugadores que cuentan con su propio simulador en casa, en el que pueden llegar a invertir cantidades de hasta 15.000 euros.

A través de un ordenador o una videoconsola, un volante, unos pedales y un sillón adaptado, a los que se pueden añadir otros elementos, estos pilotos configuran lo que denominan el cockpit, la misma palabra que identifica en los deportes de motor a la cabina del vehículo donde viaja el piloto.

Una de estas competiciones de simracing tuvo este fin de semana su gran final en Madrid, la ESL Racing Series Mapfre. "La comunidad de simracing dentro de los eSports es bastante especial, es no solo de un juego sino de varios juegos, y la inversión que necesitas para hacerte profesional es mayor", explica la responsable de comunicación de ESL en España, Eider Díaz, que detalla que para esta competición se decantaron por el simulador RFactor por su "realismo" y las posibilidades de personalizar los coches y el circuito, en el que pueden incluir publicidad.

El ganador se eligió en tres carreras sobre tres circuitos y vehículos diferentes: primero el circuito de Suzuki con el Formula Renault 3.5, seguido de una prueba en Interlagos con el turismo BMW M6 GT3, y la última en el circuito de Malasia a bordo del monoplaza de Fórmula Uno Marussia MR01. "A la hora de ver carreras, la gente dice que les atrae más este tipo de competiciones, porque la imagen es muy similar a la de la Formula 1 real. Para un público masivo, una partida de League of Legends es más difícil de entender", añade Díaz.

Esta competición reunió a pilotos de Holanda, Macedonia, Grecia, Eslovenia, Hungría, Estonia, Italia, Croacia, Finlandia, Polonia y España para pelear por una bolsa de premios de 18.000 euros, de los cuales 6.000 fueron para el equipo ganador.

Desde Revista Nitro esperemos que peruanos se sumen a estos extraordinarios torneos.


Derechos de autor © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art.