El embrague es el elemento del sistema de transmisión que está más propenso a gastarse o romperse debido al contacto continuo que realiza el conductor. Por ello, es necesario saber cuidarlo correctamente y utilizarlo de una manera adecuada.

¿Cómo cuidar el embrague de nuestro coche?

El embrague es el elemento del sistema de transmisión que está más propenso a gastarse o romperse debido al contacto continuo que realiza el conductor. Por ello, es necesario saber cuidarlo correctamente y utilizarlo de una manera adecuada. 

Por ejemplo, podemos seguir estos pasos:

- Arranca acelerando con suavidad, lo ideal es intentar iniciar la marcha soltando el pedal de embrague progresivamente y acelerar.

- Pisa a fondo el pedal de embrague: Siempre que cambies de marcha debes pisar el pedal del embrague a fondo. Si no lo haces, al cambiar de marcha someterás al sistema a unas fricciones excesivas y el acople de las marchas de forma brusca

- Pon punto muerto en los semáforos: Si al detenerte en un semáforo o en un atasco mantienes el embrague pisado con la primera marcha engranada estarás sometiendo al embrague a un esfuerzo innecesario; algo que provocará un desgaste prematuro.

- Nunca sujetes el coche con el embrague: Ten en cuenta que, si en una pendiente estás sujetando el coche con el embrague, estarás sometiendo a los componentes del embrague a una fricción innecesaria que acortará su vida útil. En este caso, lo mejor es sujetar el coche con los frenos y, cuando tengas que arrancar, hacerlo tratando que el embrague patine lo menos posible.

 

 

 

Recomendado para ti