distribución de frenado

¿Para qué sirven los correctores de frenado?

Cuando se frena el vehículo parte del peso de este se transfiere al eje delantero, la fuerza de frenado no puede ser la misma en el eje delantero que en el trasero.

Aunque los cilindros receptores de presión en las ruedas delanteras son mayores que en las traseras, esto significa que la fuerza de frenado es mayor en las ruedas que tienen el cilindro de frenado con diámetro mayor. Aun así, se hace necesario la utilización de un mecanismo que corrija la presión de frenado en las ruedas traseras teniendo en cuenta distintos parámetros, como puede ser el peso que soportan. Otro parámetro a tener en cuenta por el corrector de frenada es la desaceleración del vehículo en el momento de la frenada, que puede ser más fuerte o suave dependiendo de la acción del conductor sobre el pedal de freno.

Para adecuar la repartición de la fuerza de frenado a la carga, puede tomarse como referencia la variación de la distancia del eje trasero y la carrocería, o de ésta al suelo, para modificar la presión máxima de frenado de las ruedas traseras.

Otra forma de corregir la fuerza de frenado se hace teniendo en cuenta la desaceleración, esto se consigue mediante un mecanismo que actúa de acuerdo con la inclinación que toma el vehículo. Generalmente consiste en una bola que se desplaza sobre un plano inclinado, cortando la presión aplicada a las ruedas traseras a partir de una determinada inclinación del vehículo.

A pesar de la utilización de correctores de frenado, no se elimina los riesgos de bloqueo de las ruedas, que se producen cuando la fuerza de frenado se hace superior a la adherencia de la calzada. Tampoco eliminan el riesgo de bloqueo que existe por diferencia de adherencia entre las dos ruedas del mismo eje.

Recomendado para ti