Adolph Hitler y su Volkswagen
Hitler y su Volkswagen que creó

Volkswagen Escarabajo, el auto que creó Hitler

Aunque fue inventado con el nombre oficial de Volkswagen Tipo 1, todo el mundo lo suele conocer como Vocho, Escarabajo o Beetle. Y en sus más de 70 años de vida ya se han vendido más de 22 millones de modelos en el mundo. Todos lo conocemos, pero poco se sabe acerca de su verdadero origen.

Este pequeño auto, que fue diseñado en los años 30, se ha convertido en un ícono de diseño y en un fenómeno cultural. Todos lo conocemos, todos lo hemos visto alguna vez o más de uno se ha subido a bordo, pero no todos sabemos que el origen de este grandioso vehículo fue fruto de la idea del dictador más famoso de todos los tiempos: Adolfo Hitler. Sin embargo, su idea no hubiera sido llevada a cabo sin la ayuda del ingeniero Ferdinand Porsche, el genio y responsable detrás de la creación de este diseño.

Allá en los años treinta

Fue en el lejano abril de 1934 cuando Hitler encargó al fundador de Porsche el diseño de este vehículo, al que el líder nazi se refería como Volkswagen, que en español significa ‘carro del pueblo’. El propósito del auto era que debía ser de mecánica simple y capaz de transportar a dos adultos y tres niños, a velocidades de hasta 100 kilómetros por hora sobre la red de autopistas alemanas que poco a poco iba ampliándose.

En aquel entonces, Porsche empezó construyendo el prototipo de este modelo, que consistía en ser un auto con motor trasero, con la característica novedosa de que, al ser enfriado con el aire, no necesitaría de agua, como Hitler lo había ordenado para evitar radiadores congelados durante los inclementes inviernos alemanes. Estos prototipos de Porsche ya estaban influenciados por diseños previos suyos que no habían resultado en proyectos comerciales. Esta vez se puso manos a la obra y, bajo el control de Hitler, fue creando el auto que pasaría a ser parte de uno de los más importantes de tota la historia automotriz.

En sus inicios, la fábrica no construyó muchos Tipo 1 para fines civiles, y es que, al inicio de la guerra, en 1939, su producción fue dedicada casi en exclusividad al esfuerzo bélico. Los pocos modelos que fueron construidos terminaron en manos de los oficiales nazis más privilegiados.

Su ingreso al mercado y su posicionamiento

Como ya se sabe, su proyecto era construir un vehículo sencillo y barato que pudiese estar al alcance de la mayoría de los alemanes. Y para que los alemanes pudiesen acceder a este automóvil de bajo costo, el gobierno nazi ideó un sistema de financiación en el que los compradores podían aportar cierta cantidad de dinero de forma semanal, hasta cubrir así la aportación necesaria. El plan se proyectaba a tener un éxito total en ventas, pero el inicio de la Segunda Guerra Mundial truncó los planes y nadie recibió su escarabajo. Hitler no llegó a verlo salir de la línea de producción. Sin embargo, poco se sabe que, después de la guerra, el dinero fue requisado por los rusos como reparación de daños. Y fueron entonces los británicos quienes se quedaron con la fábrica que, con la ayuda de los trabajadores alemanes que quedaban en ella, consiguieron arrancar con una producción de 1.000 unidades para marzo de 1946, lo que significó que, por fin, el tan aclamado proyecto saliera al mercado.

Hasta que en septiembre de 1948 la fábrica volvió a manos de los alemanes. Pero fue con la llegada de los años 50 que supusieron la década de expansión del Escarabajo, tanto en Europa como en América. En 1955 salió de la fábrica el ejemplar un millón. Y a pesar de ciertas internas, la marca hizo todo lo posible por mantener su permanencia en el mercado.

Fama total

En 1969, muchos años después del lanzamiento de la marca, Volkswagen ya era famosa por haber creado este modelo que ya era distribuido alrededor del planeta. Debido a tal éxito, Volkswagen realiza un giro radical en su estrategia de mercado ampliando su catálogo de vehículos. Es así como aparecieron los modelos K70, Passat y Scirocco.

Luego de la bancarrota de otras dos empresas automovilísticas alemanas, Volkswagen se convierte en 1972 en el mayor fabricante de automóviles del mundo, con 15.007.034 unidades producidas, y el Escarabajo supera el récord de producción del Ford T, para dejar de fabricarse dos años después.

A pesar que el proyecto fue cuestionado al inicio, el Volkswagen Escarabajo rápidamente confirmó el valor de su diseño, superando sin problemas el performance de todos sus competidores contemporáneos en el área de los autos económicos.

Fue precisamente en la década de los setenta en que ya eran considerados autos de culto. Particularmente se volvieron muy famosos en la onda hippie, esto gracias a que la empresa sacó al mercado el Volkswagen Combi, carrocería amplia y hecho con el mismo motor del escarabajo, modelos que eran pintados con temáticas psicodélicas y volviéndose querido por miles en el mundo.
Fue el Escarabajo el modelo de la empresa alemana que rápidamente atravesó las fronteras de Europa y se hizo muy popular en todos los rincones del planeta. Tanto fue su éxito que se tuvieron que abrir fábricas en países como Brasil y México.

El vocho en la cultura popular

El Escarabajo ha sido importante en la Cultura Popular, por lo que sus modelos no han sido ajenos a tales industrias como la de Hollywood. Por ejemplo, Stanley Kubrick utilizó uno en su película El Resplandor. Se conoce también que Kevin Bacon lo utilizaba como su coche personal durante el rodaje de la película Footloose, donde interpreta a un adolescente rebelde.

Pero tuvo su papel protagónico en la pantalla grande gracias a las dos versiones de Herbie (la de 1968 y 2005), donde aparece un modelo del año 1963 de color blanco perla y bandas azules, con el número 53. Ambas versiones fueron éxitos de taquilla.
El Vocho tampoco pude escaparse del ámbito musical, y es en la famosa carátula del disco Abbey Road de los Beatles, donde detrás del cuarteto que cruza la avenida aparece un Volkswagen Escarabajo blanco.

El auto querido por todos

Y es que es, posiblemente, el Volkswagen Escarabajo una de las creaciones automovilísticas más importantes de la historia, donde con un diseño compacto, económico y fiable, se pudo llegar a todos los rincones del planeta, dejando estilo de vida y esencia a quien lo quiera tener.

Se han lanzado nuevas versiones del Escarabajo, como el New Beetle, el New Beetle RSI, o el The Beetle, modelos adaptados a las nuevas tendencias y con una gran aceptación en el mercado. Pero incluso hasta hoy, el viejo Volkswagen Escarabajo sigue siendo sinónimo de buena compra, y más si se quiere un auto clásico, de colección, que sobresalga por su buena calidad.

Surgido de una idea de Hitler, con un gran diseño de genio detrás de Porsche, hasta convertirse en el vehículo más popular del mundo que, hasta ahora, más de un amante de los fierros ama y seguirá amando… porque tienen vida eterna.



Derechos de autor © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art.