El radiador

¿Cómo funciona el radiador?

El radiador se encarga de la refrigeración del motor haciendo circular el líquido refrigerante que mantiene nuestro auto a temperaturas funcionales.

Y es obvio que requiere de mantenimiento, aunque no de forma tan habitual, y si no presentas problemas, un periodo de entre uno y dos años es el adecuado para efectuar su limpieza.

Por lo general, el radiador está formado por un grupo de tubos de cobre que están situados en paralelo. Estos tubos están dotados también con un sistema de aletas que permite ampliar la superficie a través de la cual se disipa el calor.

El funcionamiento sería el siguiente, los tubos reciben el refrigerante caliente que proviene del motor a través del tanque situado en la parte superior, y éste se enfría mediante el aire que proviene de las aletas, y es empujado a través del ventilador. Después, una vez frío, el refrigerante regresa a su lugar a través del tanque inferior del radiador.

¿Por qué es necesario hacer una limpieza y mantenimiento del radiador? Es que la acumulación de sedimentos y depósito de diferentes residuos puede dificultar la circulación del líquido, así como la utilización de agua no tratada dispone una gran cantidad de minerales que son fijados a las paredes de nuestro radiador impidiendo que cumpla su función vital.

 

Recomendado para ti