Cómo hacer invisibles los pequeños arañazos en la pintura

Cómo hacer invisibles los pequeños arañazos en la pinturaLa mayor parte de las veces, el daño es diminuto, pero para el dueño del coche el disgusto es enorme: durante el viaje, una pequeña piedra ha impactado con la chapa. En lugar de maldecir por la raya o el agujero provocado, el dueño del vehículo puede hacer desaparecer de inmediato el defecto.

Para ello se requiere paciencia, algo de habilidad y a veces un pequeño rotulador. Siendo sencillos, la epidermis del vehículo se compone de una capa de pintura y otra de barniz transparente. Si sólo se raya el barniz y el rasguño no llega hasta el color, basta por lo general un reparador de arañazos. Si el daño es mayor, también el trabajo necesario es mayor, ya que entonces se debe reparar la pintura.

Christian Petzoldt, experto y autor de libros de consejos para el mundo del motor, menciona dos posibilidades para descubrir el grado de gravedad de las pequeñas piedras o arañazos. "Si se pasa la uña por el arañazo y se engancha en los bordes, la capa de barniz está definitivamente dañada", dice. Si el rasguño llega hasta la chapa, revela que es necesario usar un producto especial.

"Se vierte un poco de alcohol en un paño y se frota sobre el arañazo. Si por un momento el rasguño se hace transparente y el color se transparenta también, entonces la base de color bajo el barniz está intacta. En ese caso, el arañazo se puede reparar con algo de barniz", aconseja.

Con rasguños menos profundos merece la pena intentar con abrillantadores y pulidores, con los que la capa de barniz se recupera.

Con todo ese tipo de productos se recomienda leer con detenimiento y atención las instrucciones de uso, ya que en caso de una mala utilización puede resultar aún peor. El grado de esfuerzo y tiempo para conseguir el pulido perfecto depende mucho del producto empleado. Hacerlo con demasiado empeño puede arruinar el barniz más que ayudar a recuperarlo.

También es aconsejable que la superficie a pulir sea más amplia, que sea una área más extensa en torno al daño para evitar así que haya un punto especialmente brillante después del pulido que destaque sobre el resto del brillo del vehículo.

Si el rasguño alcanza la chapa, hay que reparar la pintura. Si alguien lo quiere intentar por su cuenta debe contar con un rotulador de pintura del color exacto. Todo color tiene un número que aparece en la carrocería. Quien no lo quiera buscar, puede preguntar en un taller autorizado de la marca.

Es bueno antes de usar el rotulador observar con detenimiento la superfie a pintar. Los pequeños puntos de óxido deben eliminarse antes con cuidado y luego limpiar la zona con alcohol y un bastón de algodón para desengrasarla.

El aplicador del rotulador suele ser más grueso en muchas ocasiones que la superfie a pintar, lo que puede hacer que quede peor, por lo que se recomienda usar un pincel de acuarela de tamaño cero o uno.

Cuando la superficie está seca y endurecida, hay que trabajarla un poco más, para lo que sirve un taco de lijado de 1500 o 2000. Hay que hacerlo con mucha suavidad y a veces basta con pasar el taco un par de veces sobre la superficie reparada. Finalmente se pasa un trapo seco, se pule y ya está. Si no se ha cometido ningún error, no debería notarse ya el arañazo. El rasguño ha desaparecido y con él el enfado inicial.

Recomendado para ti