¿Mantenimiento y cuidado de llantas?

Muchas veces damos por sentado un elemento importante sin el cual nuestro vehículo ni siquiera podría moverse, las llantas (rueda + neumático o caucho = llanta). Aparte de cumplir la función importante de permitir mover el vehículo y soportar el peso de este, también ayuda a reducir las vibraciones provocadas por deformaciones en la carretera.

Lo cierto es que llegamos a cambiar una llanta cuando esta se pincha o cuando vemos que existe un gasto extremo. Las inflamos cuando vemos que no están parejas o cuando están un poco achatadas, pero a continuación aprenderemos un poco de cómo podemos darle un buen uso y mantenimiento.

La vida útil de las llantas dependen de:

El tipo de llanta

Las llantas radiales (sin cámara) duran más, son el tipo de llantas más usadas en el mercado y con la correcta presión de aire, consumen menos combustible.

Tamaño de llantas

El automóvil está diseñado para un tamaño óptimo de llanta, si ponemos a nuestro vehículo unas llantas más grandes obviamente tendremos más altura, pero perderemos potencia y torque y en el panel de control el velocímetro mostrara menor velocidad y menor recorrido en km.

Si ponemos llantas más pequeñas, la potencia y el torque aumentaran, y el velocímetro mostrara mayor velocidad y mayor recorrido de las llantas en km.

Sea cual sea el caso, luego de cambiar de llanta debemos revisar el alineado del auto y corregir las diferencias que se encuentren.

Presión en la llanta

El fabricante del vehículo es el que conoce la distribución del peso y el equilibrio entre el eje delantero y el eje trasero. Por eso las presiones empleadas en las llantas debería ser la especificada por el fabricante.

En la mayoría de las llantas las presiones varían entre 1,93 y 2,41 bar. Por consecuencia menos presión en las llantas causa mayor consumo de combustible, mayor desgaste de llantas, mayor degaste del sistema de dirección.

Vehículos con motores traseros requieren aproximadamente en el eje delantero  0.75 bar menos que en el eje trasero.

Vida útil

Las llantas con el tiempo pierden flexibilidad y estructura interna. Una llanta con un uso mayor a los 5 años ya debería de cambiarse, pues viajar con llantas viejas ponen en riesgo nuestra vida, y en varios países europeos está normada el tiempo máximo de uso de una llanta.

La rotación

Entre 5000 y 10000 km, debería de moverse las llantas traseras hacia adelante, y las delanteras hacia atrás, esto con el fin de igualar el desgaste de nuestras llantas.

El balanceo

Una llanta mal balanceada causa molestia por su vibración, mayor desgaste y causa daños al sistema de dirección. También esas vibraciones aflojan pernos de piezas mecánicas y estáticas del automóvil.

Además cuando un vehículo no está bien alineado, el desgaste de las llantas van a ser desiguales, finalmente es necesario revisar el estado de nuestras llantas periódicamente así conseguiremos alargar la vida de la llanta y si es necesario cambiarlas.

Recomendado para ti