Caminos del Inca con Raúl “El mono” Orlandini

Caminos del Inca 2019 Para analizar la primera etapa de CDI tenemos a un invitado de lujo. Raúl "El Mono" Orlandini". #CDI2019 #CaminosDelInca2019 Automovil Club Peruano Rally Caminos del Inca

Publicado por Revista Nitro en Sábado, 12 de octubre de 2019

Mercedes-Benz F 015: el futuro de la conducción autónoma

No se trata de una película de ficción, sino de la visión de futuro de Mercedes-Benz en cuanto a la conducción autónoma se refiere. El coche se llama Mercedes-Benz F 015 Luxury in Motion, presentado hace unos meses en el CES de Las Vegas, y aunque es un adelantado a su tiempo, es cuestión de unos cuantos años que se convierta en una realidad gracias al continuo avance tecnológico. Súbete con nosotros y te contamos nuestra experiencia en el futuro con el F 015.

Con este ejercicio de diseño, tanto desde un punto de vista estético como funcional, el fabricante alemán viaja al año 2030 para hacerse una idea de cómo podría ser el coche del futuro, ese que se conduce sólo y relega a sus ocupantes al papel de meros pasajeros. Ahora bien, ¿es tan malo ser un simple pasajero? Vamos a verlo.

Visión de futuro

Eso de que los coches se conduzcan solos no es nada nuevo. Llevamos años imaginando cómo serían esos coches y pensando en los pros y los contras de un mundo lleno de robots capaces de moverse y tomar decisiones por sí mismos. Todavía no ha llegado el momento de hacerlos realidad, pero Mercedes-Benz cree apropiado echar la vista al futuro con este escaparate de ideas llamado F015 Luxury in Motion, que no es más que eso, un vistazo a lo que podría depararnos el año 2030.

La idea es sencilla; con el crecimiento de las áreas urbanas y el aumento de la población, nuestros trayectos requieren cada vez más tiempo y, éste, a su vez, va siendo un bien más preciado. Qué mejor manera de aprovechar ese tiempo perdido en atascos que convertir nuestro vehículo en nuestro "tercer espacio", después del hogar y de la oficina. Un lugar que nos ofrezca privacidad y muchas posibilidades a la hora de emplear nuestro tiempo en trabajar, descansar o entretenerse.

Para ello, Mercedes-Benz ha pensado en un interior amplio, con cuatro futuristas asientos giratorios, materiales de alta calidad (madera, piel, aluminio...), pantallas táctiles en las cuatro puertas y un cuadro de instrumentos que se controla mediante miradas y gestos. Vamos, que tiene reconocimiento de ojos y sabe a dónde miras y qué parámetros quieres cambiar con tus gestos. Una locura, pero que ya es realidad. Además, tiene un enorme head up display que ocupa dos tercios del parabrisas y utiliza realidad aumentada para ofrecernos información adicional sobre los lugares por donde pasamos.

Las pantallas táctiles instaladas en las cuatro puertas, en la parte trasera del habitáculo y en la mesita central desplegable, permiten controlar el sistema de sonido, introducir una ruta e iniciarla, comprobar la duración del viaje, modificar el ritmo del vehículo (entre Relaxed y Dynamic, siendo éste últmo un modo en el que el coche siempre circula al límite establecido), etc... Además, permiten acceder al sistema multimedia, a Internet y demás entretenimientos.

El exterior, si bien no tan interesante como el concepto del habitáculo de un coche autónomo, es de los que llaman la atención, gracias a sus líneas, a sus generosas dimensiones, al acabado exterior de aspecto de aluminio (Alubeam) y a los paneles LED del frontal y la trasera, que permiten al coche comunicarse con otros vehículos o peatones, bien a través de secuencias luminosas o bien a través de texto, directamente.

Por dimensiones se trata de un vehículo bastante grande, ya que tiene una longitud de 5,22 metros, una anchura de 2,01 metros y una altura de 1,52 metros. Destaca su distancia entre ejes, de 3,6 metros, es decir, 24,5 centímetros más generosa que la de un Clase S Maybach, que ya es decir. Así pues, ofrece un interior relativamente amplio y un acceso fácil gracias a la ausencia de pilar B.

Las puertas se abren de manera automática al pulsar los mandos táctiles del exterior (se ha prescindido de manetas al uso, por razones obvias), y los asientos se giran unos cuantos grados hacia fuera para facilitarnos la tarea de sentarse. Después, vuelven a su posición habitual. Los delanteros, eso sí, se pueden girar por completo para enfrentarse a los traseros. Total, no hay que conducir, así que se puede charlar o jugar una partida de cartas. O quizá un juego más tecnológico.



Copyright © 2009 - 2019 Nitro! es marca registrada de Visual Art. Todos los derechos reservados.