De los 15 especiales que se corrieron, culminó únicamente 11
Los problemas que presentó el Ford Fiesta de Martínez en Caminos del Inca 2019

¿Qué pasó realmente con el Ford Fiesta de Jorge Martínez?

Uno de los fierros más comentados previo al inicio del Rally, no pudo sin embargo demostrar toda su potencia pues la mecánica del vehículo no fue condescendiente con su piloto.

Caminos del Inca 2019 deja, entre otras cosas, el singular debut de la categoría RC2. Destinados desde la cuna a este tipo de competencias, fue una iniciativa que emocionó mucho a los seguidores del Rally, pues tomando en cuenta lo que significan en otras disputas internacionales, iban a regalar las mejoras pasadas, dominar la tabla general con tiempos inalcanzables, y no presentar averió de ningún tipo.

Si bien Richard Palomino, con su Peugeot 208, sí lo está logrando, Jorge Martínez, con el famoso Ford Fiesta, es la otra cara de la moneda. De exterior fastuoso, y con una capacidad energética deslumbrante, el modelo de la marca estadounidense, modificado para Rallies, maravilló a todos cuando fue presentado como la máquina que acompañaría al experimentado corredor. Agregarle que ‘Pinky’ Cilloniz iba a ser el cerebro en esta operación, solo se podían vaticinar la gloria para este fierro. Tristemente, severos problemas mecánicos jugaron una mala pasada, desde el inicio de la competencia.

“Veníamos muy bien. Estábamos ganando en la primera etapa, y de ahí nos quedamos botados. Pensamos que era un problema de gasolina, pero luego nos dimos cuenta que no era así. Sí teníamos gasolina, pero el motor y la bomba de combustible tenían serios problemas. Recién entre Cuzco y Arequipa nos dimos cuenta cual era el detalle, ya cuando estaba todo perdido”, le dijo Martínez en exclusiva al lente de Revista Nitro.

Y es que la situación del coche #754 era una muy contradictoria a la descripción que recibían los modelos de su grupo. Verlo llegar en puestos relativamente bajos, e incluso no poder terminar los tramos, dejaban al espectador con muchas dudas en la cabeza. Se veía a kilómetros que algo ocurría. Sin embargo, Martínez se muestra tranquilo, pues podrá terminar de dar la vuelta, y sí pudo cumplir la promesa de regalarle a algunos afortunados una postal de su fierro en todo su esplendor.

“Solo hemos podido participar en once especiales, y de esos, en nueve nos hemos quedado botados por el mismo problema. Lamentablemente este ha sido un triste Caminos del Inca para nosotros, pero igual, tenemos un gran auto, que a la gente le ha gustado muchísimo, aparte del ritmo que llevábamos en ciertos tramos”.

Al ser un vehículo reenganchado, y bajo el pronunciamiento oficial del Automóvil Club Peruano (ACP), el Ford Fiesta será uno de los primeros en partir en Etapa 5 Arequipa – Lima. Si puede brindar un último rugido, en buena hora, sino, ni modo, así son los fierros.



En linea

Hay 656 invitados y ningún miembro en línea