La importancia de las computadoras en los vehículos

La importancia de las computadoras en los vehículos

Las funciones de la computadora del vehículo son tan importantes que, sin esta, el coche simplemente no arrancaría e incluso, son tan esenciales que hay camiones con cuatro computadoras incorporadas.

Las computadoras en los vehículos empiezan a implementarse alrededor de los años 80, pero como toda tecnología cuando es nueva, era muy costosa, por lo que no se generalizó tanto en aquella época.

Recién a inicios de los 90 se generaliza es uso de estas computadoras en los vehículos, al mismo tiempo que la alimentación del combustible deja de ser mecánica y pasa a ser eléctrica con los inyectores de gasolina.

“La función básica es, por ejemplo, en el motor, recibe señal de los sensores, analiza esa información y determina la cantidad de combustible que hay que inyectar al motor”, explica José San Martín, docente de mecánica automotriz de Idat.

La importancia de la computadora es tan grande que “si a un carro le sacan la computadora ya no arranca, la solución es comprar una computadora nueva, y puede que no necesite ninguna programación porque hay computadoras que son intercambiables y otras que no, en las que no son, hay que entrar con el software del fabricante y programar la computadora”, añade José San Martín.

La ubicación de las computadoras está en el compartimento del motor, depende del fabricante, puede estar un poco a la vista, aunque otras marcas las colocan en lugares menos visibles, casi ocultas y otras fábricas las ponen en la cabina debajo del tablero.

El también Ingeniero automotriz, José San Martín, explica que “estas computadoras están diseñadas para soportar calor, la estructura de la computadora es de aluminio y tiene unas aletas de aluminio que van a servir para refrigerar”.

La tecnología de las computadoras en los vehículos ha evolucionado tanto que “hay vehículos que tienen más de una, por ejemplo, los camiones Volvo tienen cuatro computadoras, una para el motor, una para la transmisión, otra para los frenos y otra para el sistema eléctrico”, finaliza José San Martín.

Recomendado para ti