motor con turbo

Cuidados para un motor con turbo

Cada vez existen más vehículos que cuentan con un turbo en el motor, en los motores diésel su presencia es casi obligatoria y en los motores a gasolina va creciendo su incorporación.

En vista de esto deberíamos saber que los motores con turbo necesitan un cuidado un poco especial, que probablemente no te toma más de 2 o 3 minutos al día.

Para explicarlo es bueno comprender que el turbo se compone de una turbina y un compresor. Los gases de escape mueven la turbina que está unida por un eje al compresor, que es el encargado de administrar aire a más presión al motor. El problema está en ese eje, que necesita estar bien lubricado.

El sistema de lubricación del motor y por ende para el turbo, solo funciona con el motor en marcha. Un turbo puede llegar a alcanzar una cantidad de revoluciones por minuto muy altas, por lo que la inercia que tendrá será alta.

El problema llega cuando circulamos con el vehículo solicitando trabajo al turbo y paramos el motor poco después de haberlo hecho.

Debido a esto se recomienda que al encender el motor esperar un minuto antes de ponernos en marcha. Y también que antes de apagar el motor cuando estamos detenidos, esperemos otro minuto más para apagarlo por completo, de esa forma la lubricación en el eje del turbo trabajara tranquilamente mientras el turbo baja sus revoluciones, de lo contrario este eje se podría rayar y con el tiempo estropearse.

Recomendado para ti